miércoles, 12 de junio de 2013

Ejecución de los aprovechamientos

Las grandes inversiones tecnológicas realizadas por las plantas de producción de energía unidas a consumos estables a largo plazo de biomasa local, propician que se pueda acometer la compra de la maquinaria forestal específica para el procesado de la biomasa a extraer de los montes y, sobre todo, propicia que se puedan programar a largo plazo los trabajos de forma totalmente sostenible para el monte, sostenibilidad que está seriamente comprometida por el estado en que se encuentran. En la mayoría de estos montes la madera a extraer carece completamente de valor. Normalmente se realiza la extracción del árbol completo para procesarlo de diversas formas transformándolo en astilla para la planta. En la mayoría de los casos lo que se extrae del monte es astilla pues no hay forma de valorizar mejor los pies sacados. Al autofinanciar la ejecución de los trabajos y tener techos de precio en planta terriblemente bajos, se podría decir que “el reto está servido”. La actividad de producción de biomasa para abastecimiento de planta de producción eléctrica es muy vertical y se han de integrar la mayor parte de fases del proceso para conseguir reducir los costes. Se hace fundamental tomar unidades de gestión amplias. Esta actividad no suele poder autofinanciarse en aprovechamientos pequeños puesto que el simple hecho del desplazamiento de la maquinaria necesaria grava enormemente las toneladas extraídas. En nuestro caso, el equipo técnico que elabora el documento de gestión del monte y decide la idoneidad de los trabajos es, invariablemente, el mismo que dirige y ejecuta los mismos. Las unidades gestionadas no suelen ser menores a las 300 has para poder establecer un programa de trabajo optimizado de varios años. Hay que tener en cuenta que en este tipo de montes solo estamos realizando claras bajas, clareos y cortas de sanidad y policía y, por tanto, no se suele extraer más de 15 t/ha de biomasa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario