miércoles, 26 de junio de 2013

Dinamarca en Expobioenergía

Dinamarca repite este año su habitual presencia en Expobioenergia con un stand nacional, que contará con la presencia de 10 empresas, que cubren toda la cadena de valor de la bioenergía, desde la fabricación de pellets, briquetas y manejo de balas paja, hasta el diseño y fabricación de calderas domésticas e industriales, equipos para la gestión del calor, e ingenierías especializadas en plantas de cogeneración con biomasa. Las empresas participantes son las siguientes: • AET, Aalborg Energie Technik • Andritz Feed & Biofuel • BWE, Burmeister Wain Energy • CF Nielsen • Danfoss Calefacción • DXT, Danish Exergy Technology • Faust • NBE, Nordjysk Bioenergi • Passat Energi • SPX

miércoles, 19 de junio de 2013

Compromiso de la Administración

La realidad es que es probable que no se consigan hoy rentabilidades superiores a los propios costes financieros del dinero necesario para desarrollar la actividad. Fuera de casos concretos de oportunidad, que no es de lo que se está tratando, resulta realmente complicado a día de hoy para una empresa forestal tradicional apostar realmente fuerte por este sector. Por lo que esperamos de las distintas administraciones que tomen las medidas necesarias para que este potente y beneficioso binomio industria energética – monte, se desarrolle y genere los enormes beneficios ambientales y económicos que podría aportar.

miércoles, 12 de junio de 2013

Ejecución de los aprovechamientos

Las grandes inversiones tecnológicas realizadas por las plantas de producción de energía unidas a consumos estables a largo plazo de biomasa local, propician que se pueda acometer la compra de la maquinaria forestal específica para el procesado de la biomasa a extraer de los montes y, sobre todo, propicia que se puedan programar a largo plazo los trabajos de forma totalmente sostenible para el monte, sostenibilidad que está seriamente comprometida por el estado en que se encuentran. En la mayoría de estos montes la madera a extraer carece completamente de valor. Normalmente se realiza la extracción del árbol completo para procesarlo de diversas formas transformándolo en astilla para la planta. En la mayoría de los casos lo que se extrae del monte es astilla pues no hay forma de valorizar mejor los pies sacados. Al autofinanciar la ejecución de los trabajos y tener techos de precio en planta terriblemente bajos, se podría decir que “el reto está servido”. La actividad de producción de biomasa para abastecimiento de planta de producción eléctrica es muy vertical y se han de integrar la mayor parte de fases del proceso para conseguir reducir los costes. Se hace fundamental tomar unidades de gestión amplias. Esta actividad no suele poder autofinanciarse en aprovechamientos pequeños puesto que el simple hecho del desplazamiento de la maquinaria necesaria grava enormemente las toneladas extraídas. En nuestro caso, el equipo técnico que elabora el documento de gestión del monte y decide la idoneidad de los trabajos es, invariablemente, el mismo que dirige y ejecuta los mismos. Las unidades gestionadas no suelen ser menores a las 300 has para poder establecer un programa de trabajo optimizado de varios años. Hay que tener en cuenta que en este tipo de montes solo estamos realizando claras bajas, clareos y cortas de sanidad y policía y, por tanto, no se suele extraer más de 15 t/ha de biomasa.

miércoles, 5 de junio de 2013

Herramienta de optimización

Desde la Empresa se ha llevado a cabo una labor de implementación y desarrollo de una aplicación informática que controla la ingente cantidad de parámetros que influyen desde el momento en que los técnicos hacen la primera visita a campo para la elaboración del inventario forestal hasta que salga el último camión cargado de astilla. En los últimos 3 años hemos trabajado en el desarrollo de una herramienta que nos permita desarrollar un modelo económico para facilitar la toma de decisiones previa al inicio de las actividades en cualquier explotación. Este modelo económico lo hemos complementado con una herramienta de control de costes para asegurar tanto la consecución de los objetivos financieros de la actividad, como la actualización del modelo económico de la explotación. Esta herramienta nos facilita mucho la labor a la hora de minimizar los riesgos. Con ella se analizan tanto las características intrínsecas del monte en cuestión como las de todas y cada una de las posibles combinaciones de maquinaria a utilizar. Si a esto unimos una fuerte componente profesional en la dirección y ejecución de estos trabajos obtenemos como resultado que sí es posible realizar la mejora de monte en régimen de autofinanciación. Que sea posible no quiere decir que sea viable económicamente pues es realmente difícil conseguir una rentabilidad mínima suficiente que justifique los recursos consumidos. Al tratarse de una actividad de gran volumen compromete una gran tesorería y un no menor apalancamiento en bienes de equipo.